sábado, 11 de marzo de 2017

RECUERDOS DEL CINE GOYA .

                         

 El Cine Goya, permanecio abierto desde 1933, hasta el año 1973.  Recordamos que desde la actual Avenida del Carmen, se accedia por una elegante verja de hierro, para después subir tres o cuatro escaleras.

Lo primero que te encontrabas era la taquilla, donde a su lado existia una gran ventana, que siempre estaba tapada, donde nunca se asomaba nadie.  Para entrar al interior del cine, lo hacias por uno de los tres arcos, que existian a la entrada, donde en la parte superior, estaba la sala de proyección .

Al entrar a la derecha estaba la cantina, donde nosotros siempre recordamos que era administrada por Julian Gasca " El Musico ".  

Este cine contaba con lo que popularmente era conocido como " el gallinero ", al cual se accedia por unas escaleras que habia entrando a la izquierda y detras de él se encontraba la sala de proyección.

Existio una dura competencia con el Cine Coliseum, pero finalmente se pusieron de acuerdo y se repartieron la clientela una semana cada uno, aunque durante las fiestas patronales, programaban cine los dos.

Al acabar el cine se abrian varias puertas laterales, ( dos o tres ), por la cual salian los espectadores.

Durante muchos años el empresario del Cine Goya fue Enrique Garralaga, que en el año 1996, en el libro escrito por Angel Gonzalvo Vallespi, " La memoria cinematografica del espectador ", decia lo siguiente :

"Cuando yo me case con mi mujer hacia ya tiempo que su padre tenía el cine aquí.  Cuando me meti en el cine me di cuenta enseguida de que el público es la cosa más rara que te puedes echar a la cara.  Al publico los del cine lo definen como un monstruo con muchas patas y sin cabeza.  Lo dificil es conocerlo.

Yo he tenido cuatro pueblos donde proyectaba cine, Hijar, Albalate, Muniesa y Oliete, pues he conocido cuatro publicos totalmente distintos.

Lo primero que tienes que hacer es fijarte y echarle lo que pide .  Generalmente lo que pedían era un argumento que se corte con un cuchillo y que tenga muchas cosas dentro, porque si era estudio psicologico pues no lo olían, si era una matracada, se emocionaban.

Al cine le pasó lo que ya había visto cuando era chico, empezarón a salir las radios, que entonces es cuando iban por los pueblos cuadrillas de gitanos con una gaita y un mono, la gente al oirlos salia a la calle, después con las radios ya estábamos hartos de músicas y a eso ni caso.  Bueno, pues al cine le pasó lo mismo con la televisión, como entonces no tenian nada pues iban al cine, que era lo unico que había además de la tasca.  Entonces cuando vino la televisión y como la gente tenia peliculas gratis, no iban al cine, además como la pelicula de la televisión a veces era mejor que la del pueblo pues razón de más, y el cine cayó...  Yo en cuanto vi que se iba al cuerno empecé a hacer cuentas y a cerrar cines  " 

No hay comentarios: