miércoles, 19 de septiembre de 2018

EL RETROVISOR : Recordando el Pozo del Estudiante .


Hoy en nuestro " Retrovisor ", ahora que se acaba el verano , queremos recordar con la fotografía, con el cual abrimos este articulo, el Pozo del Estudiante, que fue uno de los lugares más emblemáticos para bañarse en el rio , hasta que se construyó la piscina municipal en los años 70.  Era un lugar amplio, con buen pozo, cuando las aguas estaban limpias y cristalinas, donde se bañaron generaciones enteras de hijaranos y la gente se tiraba al al pozo desde una gran piedra.

EL AYER Y EL HOY DE LA CALLE SAN JOSE, CON EL ARCO AL FONDO .



En el dia de hoy, en nuestra sección de " El ayer y el hoy ", les mostramos unas fotografias de la procesión de El Pregón, pasando por la calle San José.  En la primera de ellas podemos ver al fondo el arco de San José a principios del siglo XX.  En la segunda fotografia el arco ha desaparecido y la fachada de la Severina se ha rehabilitado .

HIJAR , EL COLOR DE LAS FACHADAS DEL AÑO 2012. Archivo eshijar .

martes, 18 de septiembre de 2018

EL GAZPACHO TUROLENSE SE ABRE PASO DESDE HIJAR. Autora : Ana Esteban .


La empresa Tomates Las Valles, ubicada en la localidad turolense de Hijar, esta ultimando el proceso de producción de su primer gazpacho artesano.  Desde hace poco más de un año, el empresario Pablo Gimeno, esta inmerso en un apasionante proyecto, convertir parte de las más de 500 toneladas de tomate rosa, que cultivan en su huerto e invernadero de la localidad turolense de Hijar, en un delicioso gazpacho, cien por cien artesano.

El broche de oro de una iniciativa que cuando en 2004, momento en el que decidio apostar por el cultivo de esta hortaliza y convertirla en su modo de vida, primero como meros productores y ahora también como transformadores finales .

 " En los últimos años, la producción de tomate, no ha dejado de crecer y decidimos apostar por el gazpacho.  Es un sueño que podremos materializar muy pronto , y que nos permitira completar todo el ciclo.  Después de muchas pruebas, creo que hemos conseguido un producto de calidad que comercializaremos con el nombre de Val de Plana, como guiño, al lugar donde se ubica nuestro invernadero y huerto ", indica Pablo Gimeno .

Entre ambos centros de producción, suman casi 7 hectareas de suelo, 1,5 hectareas en el invernadero y 5,5 en el suelo agricola.  Y se dedican exclusivamente al tomate rosa, porque en los estudios de mercado que hicieron previamente, vieron que era el producto más demandado, por los potenciales consumidores, que destacan principalmente " su piel fina, su pulpa suave y sabor dulce y nada ácido, que lo hace unico, respecto a otras variedades."

Este importante volumen de producción, hace que en plena campaña de proporcione trabajo a unas 20 personas, " sobre todo magrebies, que viven en Hijar, y otros que llevan años viajando desde su pais, hasta el pueblo, para trabajar en la campaña ", señala Pablo Gimeno .

En esta apuesta por el tomate rosa, Pablo ha dado una vuelta de tuerca más,  y desde hace unos años, han sustituido al gasoleo que necesita el invernadero para calentarse, por biomasa procedente de una planta graminea, el arundo donax, una especie invasora muy abundante .

 " El consumo energetico en los invernaderos , es un factor muy importante a considerar dentro de los costes de producción, por eso nosotros, hemos apostado por los residuos de cañas, que generan en una empresa cercana a la nuestra, y que nos permite conseguir un mayor ahorro energetico, a la vez que cuidamos el medio ambiente ", matiza orgulloso Pablo Gimeno .



Fuente :  Ana Esteban
Heraldo de Aragón, 16 de Septiembre de 2018.


VIEJOS RECUERDOS DEL PANTANO DE CUEVA FORADADA.


En el día de hoy, queremos rescatar un recuerdo del pantano de Cueva Foradada.  Durante muchos años, existió una pequeña barca, con el que los empleados del pantano realizaban algunos trabajos de reparación y mantenimiento.

FRASES HECHAS : A la tercera va la vencida .


Con esta locución proverbial se quiere dar a entender que a la tercera tentativa se suele alcanzar el fin deseado. El origen del dicho no está muy claro. Para algunos expertos, se encuentra en el derecho penal de los siglos XVI y XVII, en que se imponía la pena de muerte al ter furtum, o sea, al tercer hurto. 

Sin embargo, el maestro Correas apunta que esta frase proverbial se ha tomado de "la lucha (cuerpo a cuerpo) que va a 3 caídas, y de la sortija y justa, que va a 3 carreras o lanzas el premio".

 Una tercera hipótesis es defendida por el padre Esteban de Terrenos en su Diccionario. Dice así: "En la milicia romana había los soldados llamados pilati o velites, armados a la ligera, y eran los del ínfimo pueblo y los bisoños, y éstos iban en la fila primera; en la segunda iban los que llamaban piqueros, bastati, y excedían en valor y mérito a los primeros; y en la tercera fila iban los que llamaban triarios, y eran los más valerosos, veteranos, y que sostenían a las dos filas precedentes, y de aquí vino el adagio de decir cuando se echaba el último esfuerzo: Ad triarios ventum est, que en castellano decimos: A las tres va la vencida o se echa el resto".

lunes, 17 de septiembre de 2018

BLAS AINSA DOMEQUE . 1841 - 1889. Autor : Primitivo Arnaez Gonzalo .


Realizó los primeros estudios en Hijar, su localidad natal; pasó a cursar Humanidades, como alumno interno, en el colegio de los escolapios de Zaragoza. Vistió el hábito escolapio en Peralta de la Sal (Huesca) el 13 de diciembre de 1855, e hizo su profesión solemne dos años más tarde. 

Desde estos primeros años de aprendizaje, padecía fuertes dolores de cabeza crónicos, que hicieron que fuera necesario su traslado a Caldas de Montbui para aliviarse con la fuerza curativa de sus aguas. Estas jaquecas le incomodaron prácticamente durante toda la vida. Fue iniciado en Zaragoza en el estudio de las Ciencias Exactas por el sobresaliente matemático escolapio padre Juan Manuel Palacios, quien infundió en él pasión y vocación por las Ciencias Naturales, la Física y las Matemáticas; en Filosofía y Teología lo fue por el padre José Balaguer.

Sentía pasión por las ciencias, cualesquiera que fueran (Matemática, Física, Botánica, Astronomía, Meteorología, Microbiología, Fotografía...), pues sabía perfectamente el uso que de ellas podría hacer para la docencia en su vida futura.

Acabados sus estudios normalizados, que no fueron más que la simiente de todo lo que personalmente, por afición, habría de desarrollar, fue destinado al Colegio en el que había sido alumno con anterioridad.

De él no saldría a ningún otro lugar, salvo los viajes de coordinación de las tareas que le fueron encomendadas y, esporádicamente, a Madrid.

Dio sus primeros pasos de profesor con los alumnos de las clases inferiores, como era costumbre; tarea que dejó para orientar con sus conocimientos a los alumnos de bachillerato. En medio de tantas ocupaciones, poco tiempo y margen le quedaban para alimentar sus conocimientos científicos; pero la noche le prestaba las horas que las ocupaciones docentes del día le negaban Se instaló en el Colegio de Escuelas Pías de Zaragoza un observatorio meteorológico (1871) muy completo, provisto de “barómetros, psicrómetros, termómetros de temperaturas extremas, actinómetros de Aragón, pluviómetros, evaporímetros [...]” también de aparatos de astronomía, y prestó un servicio “muy superior al dirigido desde el Observatorio Astronómico de Madrid”, según afirmó la Confederación del Ebro. Al frente del mismo se nombró al padre Aínsa. Aceptó el compromiso para anotar las observacionnes correspondientes a las horas 3:00, 9:00, 15:00 y 21:00 de cada día. Los diez primeros años de buen funcionamiento de este observatorio de Zaragoza le impulsaron a extender la experiencia, entre 1881-1884, a los otros Centros Escolapios de Barbastro, Jaca, Sos del Rey Católico y Tafalla, en el Valle del Ebro y en otros puntos de España, como Celanova (Galicia) , hasta un total de 12 observatorios.

Su diligencia por el saber, su deseo de que otros tuvieran parte en sus conocimientos, le llevaron a que estos nuevos observatorios se atendieran con su misma diligencia, puntualidad y metodología científicas. Absorbido por sus estudios, fascinado por sus observaciones astronómicas y dominado por las investigaciones científicas, perdía las noches, descansaba poco, se exponía a la intemperie de las crudas noches de invierno: descuidaba su salud. “Sus discípulos hemos perdido al infatigable maestro que, en su ardiente celo de proporcionarnos conocimientos, quebrantó su salud, ocasionándose la muerte”, expuso en el momento de su muerte Jesús Royo Trallero, uno de sus eminentes discípulos.

Tres amplios temas fueron los campos en que desarrolló sus estudios de especialización y sus conocimientos.

La gran ventaja es que la mayor parte de sus investigaciones científicas fueron publicadas: 1) Observaciones meteorológicas que diariamente extraía de los múltiples datos de su observatorio, y que relacionaba con los otros similares que radicaban en los colegios; 2) la publicación de la Gnomónica popular; 3) el estudio sobre las diatomeas, que fue, sin duda, el trabajo de investigación personal que más fama le proporcionó en el mundo de la ciencia y los científicos.

Se especifican brevemente los contenidos y sus aportaciones en cada uno de ellos: 1) Meteorología: No era tan sólo la fatiga de la recolección, el cúmulo y la diversidad de datos de cada día; hay mucho esfuerzo en las síntesis por él elaboradas; muchas conclusiones científicas y leyes deducidas después de tantos años y de tantos lugares, demostrando científicamente que el clima de cada día y lugar resultaba de las múltiples variables que debían ser conjuntadas hábil y cuidadosamente, con metódica fidelidad y constancia. Hizo minuciosos estudios sobre los diferentes métodos usados entonces, determinó los coeficientes de corrección, apuntó tablas comparativas entre el campo y la ciudad; con método uniforme repartía las matrices a todos los observatorios que él coordinaba. Sus observaciones sobre Zaragoza fueron ampliándose hacia otras ciudades de Aragón y de toda España.

Fruto de tan persistentes observaciones fueron varias obras que se fueron publicando en los diarios de la ciudad y que luego serían recogidas en Revista Calasancia (1888-1889), donde —curiosamente poco antes de morir— él agradece la ayuda de sus hermanos escolapios “sobre todo, en las observaciones hechas a las tres de la mañana todos los días”. Algunas de ellas: “Observaciones meteorológicas hechas en el Colegio de Zaragoza en los años 1880-1885”; “Memoria de las leyes del movimiento medio diurno de los elementos meteorológicos en el cielo de Zaragoza”, presentada en la Exposición Aragonesa de 1885; artículos varios sobre Cronometría y meteorología; “Estrellas errantes y eclipses de luna del año 1888”; “Las últimas nieves” [...] Quedando algunas de sus obras todavía manuscritas, como: “Memoria sobre las estaciones meteorológicas de las Escuelas Pías de Aragón” y, de otro tema: “Flora aragonesa”, no suficientemente trabajada y clasificada [...].

La primera de estas obras, “Observaciones meteorológicas [...]”, fue estimada por el director del Observatorio Astronómico de Madrid, debido a su precisión y claridad, y las mandó imprimir por cuenta del Estado (1880-1885). Por esta labor se le concedió la Cruz de Isabel la Católica y fue nombrado socio miembro de la Real Sociedad de Amigos del País de Zaragoza.

Además de su trabajo e investigación personales, este observatorio meteorológico le permitió intercambiar datos científicos con otros centros de España y del extranjero y contactar con ilustres personalidades de la ciencia, españoles y foráneos.

2) Gnomónica popular: tal es el título de una obrita primorosa en la que con claridad y sencillez ofrece nociones y resuelve problemas para construir científicamente relojes de sol. Él mismo, siguiendo el método científico al que profesaba veneración, fue haciendo las correcciones que los nuevos aprendizajes y descubrimientos, personales y ajenos, le fueron aportando. 3) Estudios sobre las plantas o algas diatomeas: En los últimos años de su vida, inició este tipo de investigaciones en honor del notable y eminente botánico aragonés Francisco Loscos, antiguo alumno, como él mismo, del que era en la actualidad su Colegio.


Su campo de investigación inicial eran los vecinos cauces del río Ebro y del Canal Imperial de Aragón; luego se fue extendiendo a los ríos Huerva y Gállego, a las múltiples acequias de los contornos, y a cualquier remanso de agua; finalmente, analizó y estudió los muestrarios que con otros hombres de ciencia de España y Europa se intercambiaba.

El tema de los estudios microscópicos estaba en sus comienzos; era escaso el instrumental científico de la época; el microscopio estaba poco evolucionado. Todas esas razones constituían para él un campo apetecible, científicamente hablando [...] Era coleccionista incansable: amplísima recolección, examen microscópico, estudio, individualización, descripción, clasificación y, en las especies desconocidas, bautismo . Aplicaba a sus trabajos el exigente espíritu científico, no de simple aficionado empírico; minucioso en sus observaciones, las realizaba con suma escrupulosidad y precisión.

Para él no existía más mundo que el de la meteorología y las diatomeas .

El segundo fruto de tantas vigilias, trabajos y sacrificios fueron sus hermosas preparaciones microscópicas y unas interesantes láminas para la Memoria que escribió y que comenzó a publicar en la Revista Calasancia, a partir de 1888. Esta obra tiene una introducción y siete pequeños capítulos en los que estudia la estructura, descripción analítica, comunicaciones interiores y exteriores, multiplicación y reproducción, cómo preparar observaciones microscópicas eficientes, y una novedad: cómo dibujarlas y fotografiarlas. Aporta una obra, si no inédita, sí original en este campo: Micrografía científica, que tan cualificado desarrollo posterior ha tenido.

Llevó su Colección de diatomeas y las microfotografías de las mismas a las Exposiciones internacionales de Valencia, Barcelona (1888), mereciendo en esta última la Medalla de Oro. Preparó láminas para ilustrar sus artículos, algunas de las cuales quedaron inconclusas, por su prematura muerte; agotado su cuerpo, a los cuarenta y ocho años, cuando todavía podía esperarse mucho de su talento y madurez científica, un derrame cerebral le llevó al sepulcro.

En su pueblo natal tiene dedicada una calle.

Sus estudios sobre las algas diatomeas fueron continuados por el ilustre farmacéutico y científico, compaisano y coetáneo suyo, José Antonio Dosset.

Poseyó el padre Blas Aínsa una enorme capacidad de trabajo, grandísimo tesón y empeño a toda prueba; mostró notable pericia ante temas nuevos; afición ardiente al estudio; dominado por el afán de sus investigaciones hasta el agotamiento [...] es decir, todos los componentes necesarios para una vocación científica definida; ingenio poco común, y una gran sencillez que le llevaba a presentar a otro religioso, generalmente el padre Manuel Hernández, todos sus estudios antes de publicarlos. Fue además excelente maestro y educador celoso del progreso de sus alumnos.


Autor :  Primitivo Arnaez Gonzalo .

FIESTAS EN CANTAVIEJA 2018. Enviado por Mª Pilar Ferrer.


En estos dias, han sido las fiestas en Cantavieja, y Mª Pilar Ferrer, nos ha enviado las siguientes fotografias y un video del toro embolado.














domingo, 16 de septiembre de 2018

IMAGENES DEL ULTIMO DIA DE PISCINA 2018. Fotografias de Damian Ferrer .


Arriba les mostramos , las últimas horas de apertura de la piscina municipal en el año 2018, donde los usuarios sacan todos los flotadores y colchonetas, como despedida de la temporada.

UNA TARDE EN KATMANDÚ. Autor : Enrique Garralaga Robres.



Una tarde en Katmandú, después de comer, fuimos a ver dos ciudades muy cercanas, llamadas Patan y Bhaktapur, que anteriormente habían sido capitales del Reino de Nepal, y que contienen muchos edificios monumentales.


Foto 1: Plaza Durbar (Plaza Real) de Patan, antigua capital de los reyes de Nepal.

Sus monumentos son de un estilo parecido, aunque más antiguos, y quizá aún más espectaculares que los de Katmandú.




                                 Foto 2: Palacio y Templo de Patan



Fotos 3 y 4: Estas ciudades contienen muchísimos Templos hinduistas.


Foto 5: Los ángeles están presentes en todas las principales religiones monoteístas: en las diversas confesiones cristianas, en las islámicas, en las budistas, etc. Aquí vemos una curiosa representación escultórica de un ángel hindú.



Foto 6: Plaza Durbar (Plaza Real) en Bhaktapur. El pequeño edificio rojo de la izquierda es la entrada a un Templo dedicado a la Diosa Cobra



Foto 7: Una de las muchas esculturas de bronce o de piedra que representan a la Diosa Cobra, en el patio interior del templo de la foto 6. 
Después de ver Patan y Bhaktapur, ciudades que sin ninguna duda es obligado visitar, nos indican que el siguiente “plato fuerte” para los turistas es el Templo Pashupatinath y sus ceremonias fúnebres, en las afueras de Katmandú.

Son sagradas las aguas del Ganges y de todos sus afluentes. Entre ellos se cuenta el pequeño río que pasa por Katmandú, el Bagmati. Los hindúes se aseguran la inmortalidad si se queman sus cadáveres a orillas de algún río sagrado, y a continuación, sus cenizas son arrojadas a ese río.




Foto 8: El río Bagamati en Katmandú. A los occidentales nos resulta casi increíble que la condición de “río sagrado” sea compatible con que se puedan verter en él toda clase de basuras y desperdicios. Pero así es.
Las dos ciudades más famosas para contemplar los rituales funerarios de los hindúes son Varanasi (que en castellano recibe el nombre de Benarés; es una ciudad santa situada en la India) y Katmandú, en Nepal.
Por Benarés pasa directamente el Ganges. Se trata de un río que es ciertamente majestuoso, pero enormemente ancho. Como a los extranjeros no les está permitido acercarse al templo ni a los funerales, no se pueden ver éstos muy de cerca. Sin embargo, el Bagmati es un río con un caudal similar al del río Martín de Híjar, por lo que en Katmandú, desde unos escalones de piedra sillar que hay en la orilla opuesta, los extranjeros podemos ver, curiosear y fotografiar a placer estos ritos funerarios.


Foto 9: El Templo Pashupatinath, visto desde la orilla opuesta del río Bagmati.


Los funerales hindúes comienzan con ciertas ceremonias que tiene lugar dentro del Templo. Los extranjeros no podemos entrar, pero sé que entre otras rituales, en su interior se rocían los cadáveres con aguas cogidas del río Bagmati. Después los sacan y los depositan en las escaleras que hay en la bajada del Templo, a orillas del río sagrado. Deben estar allí al menos 48 horas antes de su incineración. Supongo que habrá alguna justificación de tipo religioso para proceder así, pero está claro que también debe haber una razón práctica evidente: evitar que se quemen personas que aún puedan estar vivas.





Foto10: Cadáveres depositados a los pies del Templo Pashupatinath, en las escaleras que dan al río sagrado Bagmati. La foto se ve un poco nublada por el humo que sale de las hogueras funerarias contiguas, que están a la izquierda de la foto.
Durante las 48 horas en que están los difuntos expuestos en las escaleras del Templo, sus familiares deben permanecer allí, haciendo guardia y velando sus cadáveres. Pasado este tiempo se arrojan ramos de flores al río sagrado. Después llevan al difunto entre todos a una de las muchas plataformas de piedra que vemos en la foto siguiente, y el padrino de la ceremonia, que suele ser el hijo mayor, enciende la pira.





Foto 11: Plataformas para incinerar a los muertos en la orilla del Bagmati.

Mientras se va quemando el cadáver, sus familiares rezan, y a veces dan vueltas a su alrededor. Nos comentan que, por razones religiosas y por tradición, lo ideal es que la madera con la que se incinera a los difuntos sea de sándalo, que es aromática; pero hoy en día resulta ser muy cara. No obstante, es suficiente con que haya únicamente un pequeño trozo de madera de sándalo en la hoguera. El resto suele ser leña común.





Foto 12: Incinerando un cadáver.

Cuando ha terminado la incineración, el padrino coge una gruesa y larga caña de bambú, y dando con ella unas cuantas pasadas rasantes al suelo, “barre” la plataforma, tirando todas las cenizas y brasas humeantes directamente al río.
Tras la ceremonia fúnebre, el padrino se sumerge en el Bagmati, para purificarse. Con el máximo respeto a los ritos funerarios hindúes, no puedo evitar, y quizá ustedes tampoco, sentir escalofríos pensando en el padrino, que se baña en un río excesivamente contaminado por la basura, por los ramos de flores marchitas, por las cenizas, por trozos de madera mal quemada, y a veces incluso por algunos restos humanos mal incinerados.





Foto 13: El río Bagmati, enormemente contaminado.

A lo largo de los escalones que hay en la orilla del río en la que nos encontramos, circulan libremente muchos monos, que son animales sagrados, a los que no se puede maltratar. Nos recomiendan que no les enseñemos ni les demos nada de comida, pues tienen muy mal carácter y pueden llegar a morder si se les niega algo.





Foto 14: Monos del Templo Pashupatinath, en la orilla del Bagmati.

Cuando ya nos disponíamos a volver, se nos acercó una mujer, vestida con el atuendo típico nepalí. Tendría, supongo, entre 30 y 40 años. Nos preguntó que si alguno de nosotros hablaba francés. Yo era, de todos los presentes, el único que conocía ese idioma, por lo que fuimos caminando y hablando juntos hasta llegar a nuestro autobús, que nos esperaba aparcado a casi 2 km. de distancia.
Enseguida me di cuenta de que era una mujer muy inteligente. Le comenté, extrañado, que me parecía sorprendente que hablara francés tan bien. Ella me dijo que lo había aprendido, siendo niña, de una vecina suya, francesa. Para no olvidarlo, le gustaba practicar este idioma con los extranjeros. Pero un momento después me dejó literalmente “clavado en el suelo”, cuando volviéndose hacia el río, y señalando con el dedo las piras funerarias humeantes, me dijo, esta vez en perfecto castellano, y casi sin acento extranjero: “Por ahí hemos de pasar todos”.





Foto 15

Dándose cuenta de mi sorpresa, me explicó que su profesión era vender flores para las ceremonias fúnebres. Aquella tarde volvía contenta a casa porque era pronto y ya había vendido toda su mercancía. Como frecuentaba mucho a turistas extranjeros, conocía frases hechas de casi todos los idiomas europeos, aunque el único que dominaba con fluidez era el francés.

Continuamos hablando de nuestras circunstancias personales. Ella tenía 4 hijos, dos de ellos adolescentes, que ya trabajaban. Con sus pequeños salarios, el de su marido y el dinero que ganaba ella, salían adelante perfectamente. Entre estas y otras cosas, llegamos al autobús y nos despedimos. Se me había hecho corto el trayecto.
Ya en el autobús, de vuelta al hotel,  pensé que habíamos estado manteniendo una agradable conversación dos personas de diferente raza, sexo, edad, nacionalidad, lengua materna, religión, profesión, costumbres, educación, estudios (ella, casi ninguno), etc… y sobre todo, habíamos crecido en ambientes económicos y culturales radicalmente distintos. En otras palabras, que es difícil encontrar una pareja de personas que tuvieran menos en común que nosotros dos.

Pero por muy extrañas que nos parezcan las apariencias, las costumbres, o las ideas de otras gentes, si se puede superar la barrera que supone el idioma para la comunicación entre las personas, descubrimos que en el fondo, los humanos somos mucho más parecidos y tenemos mucho más en común de lo que pudiera imaginarse en un principio.

Jóvenes que quizá leáis estas líneas, me permito sugeriros que aprendáis, al menos, algún idioma extranjero. Es duro y se necesita mucho tiempo, pero a la larga es gratificante. Cuando se aprende un idioma extranjero, no sólo tenemos la ventaja de poder comunicarnos con otras personas. Se nos abre también una nueva “ventana” a una cultura diferente, a ideas y modos de ver las cosas, antes insospechadas. Compensa mucho, tanto en lo personal como en lo profesional.

Y no os olvidéis de viajar. Podréis disfrutar, podréis aprender muchas cosas y también daros la satisfacción de ir cogiendo soltura en el idioma extranjero.


Autor :  Enrique Garralaga  Robres.

sábado, 15 de septiembre de 2018

FALLECIO DOÑA LUISA BES TURON.



En Barcelona, a la edad de 91 años falleció,  Doña Luisa Bes Turón, " La Luisa, La Basera, La madre de Jose Antonio Mallor Bes ".

Dede aqui le damos nuestro más sentido pésame , a sus hijos, hijos politicos, nietos y demás familia.

La difunta se encontrara desde mañana domingo en el Tanatorio Sancho de Avila de Barcelona.  El funeral sera el lunes 17 de septiembre a las 16.00 horas en Barcelona.

ESTE SABADO 15 DE SEPTIEMBRE DA COMIENZO LA LIGA JUVENIL DE DIVISION DE HONOR DE FUTBOL SALA ENTRE EL BOCA HIJAR Y EL GRAN VIA .




Este sabado da comienzo la liga en juvenil DIVISION DE HONOR, una categoria nueva,  a la vez que exigente.

El rival será Gran via de Zaragoza, verdugo en fases anteriores en campeonatos de Aragón.

19:00h. Es la hora elegida para nuestro debut, en el pabellón Silvia Meseguer y entrada libre.

Ademas tambien tenemos:

11:00 infaniles contra  equipe sport

12:00 cadetes contra equipe sport

17:00 juvenil B contra Fuentes f.s.

19:00 JUVENIL A- GRAN VIA



PETICION DE LOS LECTORES : El cuartel de la Guardia Civil en San Blas .


Una amable lectora, nos pide a traves del correo electronico, que si podriamos volver a publicar la fotografia del Cuartel de la Guardia Civil, cuando estaba en al Plaza de San Blas. En el dia de hoy pues damos respuesta a la petición de Rosa.

CAPILLAS DEL CONVENTO DE HIJAR. Archivo eshijar .

POESIA : MAR DE LOS ABUELOS. Autor : Agustin de Foxá.



Alferéz del navío, cuya vaca
es la ballena; y por reloj la brújula.
La palmera encendida en papagayos
y el negro azul; cañaveral de azúcar.
Marino del Caribe o Filipinas
que cruza suaves playas de criollas
con faldas rojas y pañuelos blancos.
Tu timón huele a clavo y a canela,
y en la noche del trópico, estrellada,
visitas —un farol bajo las velas—
al marinero enfermo de escorbuto.
Trae el limón del Sur, trae la vainilla
y el arroz de Luzón y sus corales,
el opio de Shangai, con los marfiles
del elefante de Sierra Leona.
¿Lloras por el landó de la cubana,
cuando iba a oir la ópera a Santiago?
Tu negro piano lleno de sextantes
solloza un vals entre los planisferios.
Dame tu lente, que en el horizonte
distingue el surtidor del ballenato
y la bandera inglesa entre la niebla.
Habla con tu alfabeto de banderas
al mirador de la hija del negrero
cuyos rosales ilumina el faro.
Y pinta a la acuarela, a Oceanía
con una orla verde de delfines
y un indígena rojo sobre el mapa
con un ojo de cíclope en la frente.


Autor :  Agustin de Foxá.

viernes, 14 de septiembre de 2018

LA RESIDENCIA SAN VALERO RECIBE UNA SUBVENCION DE 10.732,10 EUROS DE LA DIPUTACION PROVINCIAL DE TERUEL .



El Boletin Oficial de la Provincia de Teruel, publica este jueves 13 de septiembre, una subvención concedida a la Residencia San Valero de 10.732,10 euros, correspondiente al Programa de Bienestar Social del año 2018.

Abajo les dejamos con el enlace del Boletin Oficial de la Provincia de Teruel .

https://236ws.dpteruel.es/estatico/boletines/2018/13septiembre.pdf

DOCUMENTOS ESHIJAR : La oración funebre, de Don Florencio Jardiel al Rey Alfonso XII.

En el día de hoy, en nuestra sección de " Documentos eshijar ", les mostramos la portada del libro que hemos conseguido, donde podemos  leer la Oración Funebre de Don Florencio Jardiel , que realizo al Rey Alfonso XII, que pronuncio el 22 de diciembre de 1885, en la Real Maestranza de la Ciudad de Zaragoza.

El libro consta de 36 paginas, y fue elaborado en el año 1886, por la Tipografica de los Hermanos Comas, en la Calle del Coso 188.

Si algun lector esta interesado en leerlo y hacerse alguna copia, solo tiene que ponerse en contacto con nosotros a traves del correo electronico....     eshijarblog@gmail.com

ESCAPADAS DE FIN DE SEMANA : AINSA .










La Villa de Aínsa es una ciudad histórica situada en el Pirineo Aragonés, en la confluencia de los ríos Cinca y Ara y entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara y el Parque Natural Posets-Maladeta. Su situación la convierte en una importante encrucijada dentro del Pirineo central.

Antigua capital del condado de Sobrarbe, Aínsa recoge la arquitectura, el arte y la cultura de varios siglos. En su casco histórico, declarado Conjunto-Histórico-Artístico, se encuentran la Colegiata, la Ciudadela, la iglesia románica de Santa María y el Castillo de Aínsa, que conserva todavía gran parte de sus murallas. Sus calles, casas y monumentos trasladan al visitante al medievo y en septiembre se celebra "La morisma", una representación de moros y cristianos en conmemoración de la reconquista de Aínsa que revive los tiempos en los que la ciudad y el Sobrarbe constituían la frontera entre cristianos y musulmanes.

En este entorno privilegiado de naturaleza, historia, arte y gastronomía, Aínsa ofrece también actividades y espectáculos entre los que destaca el Festival Internacional Castillo de Aínsa, que cumple ya más de 20 años de música en el corazón de la ciudad.

jueves, 13 de septiembre de 2018

UNAS FOTOGRAFIAS ANTIGUAS DE SEMANA SANTA .




En la primera de ellas, podemos ver un grupo de alabarderos, en los adoquinados inmortales de la Plaza de España.

En la segunda podemos ver la actuación de la localidad de Albalate del Arzobispo, en alguna de las primeras Jornadas de Convivencia de la Ruta del Tambor y el Bombo .

En la tercera fotografia, observamos el paso de El Crucificado, portado por diez peaneros , que se procesiono por vez primera en el año 1953 , donado por la familia Cardona- Herrero .

PATEANDO HIJAR : Los estandartes de los pasos tapados .




Esta semana, en nuestra sección " Pateando Hijar ", nos vamos hasta la Casa del Hijarano, donde en la sala donde se guardan los pasos de Semana Santa, les mostramos los estandartes de cada uno de los pasos, que durante el resto del año, estan tapados para protegerlos .