martes, 31 de enero de 2017

LA IGLESIA DE SAN BLAS. Autor : Manuel Pastor Turón.


Aparte de San Braulio, patrón de Hijar, se veneran en Hijar otros patrones y entre ellos esta San Blas, este Santo tenia la iglesia en la plaza del mismo nombre y según Don Gregorio Lasala se fundo en el año 1513.  Según Mariano Laborda, había nueve altares, San Blas, Santo Cristo, Santa Lucia, La Dolorosa, Muerte de Cristo, San Antonio de Padua, San Francisco de Asis,  San Macario, y una Santa Reina y Mártir.

No se como estarían colocados, pero si que recuerdo , de que había seis capillas y el altar mayor y también recuerdo, que en la capilla primera entrando a mano izquierda era San Macario, en esa capilla era donde yo me ponía los domingos junto con mis amigos del barrío, por eso recuerdo también esa capilla.

Antes de poner la escuela dominical, en el colegio de niños  de la Cuesta de la Abadia y planta baja, estaba en esta iglesia, lo recuerdo porque madre era profesora y me llevaba a mi algunos domingos.  No se porque razón en un tiempo nos dio el rebañito Mosen Luis Turón, detrás del altar de la Iglesia de San Blas, cosa que siempre se hizo en la sala de la Adoración Nocturna de la Iglesia Parroquial.  También me decía Don Gregorio Lasala, que la iglesia de San Blas era el lugar donde tenían runiones y demás menesteres la Sociedad de los Pastores.

¿ Como era la Iglesia de San Blas ?  Una joya entre las joyas, hay algunas fotos que lo atestiguan de la parte exterior,  sin embargo de la parte interior no se conoce foto alguna, que lastima, yo pongo aquí lo que recuerdo : el techo era similar al de la Iglesia Parroquial, el suelo era de baldosa roja de tejeria, las paredes, la primera capilla entrando a la izquierda tenia baldosas de cara fina, en cuyas caras y juntas formaban dibujos,supongo que las demás capillas serian parecidas, en esta misma capilla había incrustado en el suelo, una pieza redonda de bronce de unos ocho centimetros de diámetro en la que había grabados números,  llego a tanto la imaginación y la ignorancia de algunos, que llegaron a decir que ese bronce llegaba hasta Roma.  También de esto me decía Don Gregorio Lasala que casi  seguro de que este bronce tenia grabada en él, la altura sobre el nivel del mar.  El altar mayor era precioso, había un Santo a cada lado, San Agustin y San Carlos Borromeo y en el centro parte superior San Miguel Arcangel, con la espada en una mano y el pie aplastando a un dragón.

Este altar no estaba pegado a la pared trasera, sino que había un espacio amplio, tampoco llegaba al techo , era como si dijéramos en forma de espadaña, tenia dos puertas una a la derecha y otra a la izquierda del altar, este espacio comunicaba con la sacristía, que era espaciosa, allí había una comoda grandísima donde se guardaban en sus cajones, las vestiduras de celebraciones eucarísticas.  Recuerdo que había unas casullas de los sacerdotes de un valor incalculable, en la pared de la derecha había una reja de forja muy grande, que comunicaba con el corral de la familia Gerique.  Una vez asisti a un entierro en Utebo y cual fue mi sorpresa que el altar era idéntico al que había en nuestra iglesia.  Es una pena que no se encuentre ninguna foto de su interior, porque era una autentica maravilla.


Autor :  Manuel Pastor Turón.

2 comentarios:

Jesús Gómez Pina dijo...

Te agradezco la descripción de un valor patrimonial que hubo en nuestro pueblo y que apenas nadie llegó a conocer de la generación actual.La descripción detallada que haces nos ayuda a pensar como fue en su día esta Iglesia emblemática teniendo el privilegio de conocerla y contarla todavía a tu edad.
gracias Manuel

Anónimo dijo...

Gracias Manolico, por esos detalles de tu recuerdo. Siempre me contaban mis padres, que era una iglesia muy bonita. Da pena pensar que una guerra pueda ocasionar destrucciones irecuperables de este tipo.