jueves, 22 de diciembre de 2016

PASEANDO POR LA HISTORIA. : Un pequeño recuerdo de los quintos del ayer. Autor : Diego Lasala Gerique .


Los nacidos en el mismo año, pasado el tiempo marcado por la ley, entrabamos en el periodo que normalmente se llamaba los quintos o la quinta del año que fuera.

La mia fue una quinta simpática , bien avenidos y unidos todos los jovenes nacidos en el mismo año.  Antes de ser quintos había muchachos que por ellos mismos o ayudados por sus familiares se proveian de enormes, grandes y digamos fieros garrotes, esto no quiere decir que el que sacaba a relucir estos garrotes, fuera un ser malvado, nada de esto, eran unas verdaderas personas pacificas.  El garrote era el simbolo de los quintos.  Se gastaban muchas bromas entre los quintos, todas eran con una gran camadería, nunca hubo un malestar, ni en las grandes comidas que se hacian, ni en las rondas por el pueblo.

En el sorteo de los quintos en el cual sabias si tu destino era España, o fuera de esta, los agraciados que eran la mayoria España, algunos de ellos sus padres tenian preparadas varias clases de tortas hechas en el horno y un rico licor que hacian casero con el mosto de la uva que pisaban, para conseguir el rico vino que tenian en sus comidas.

Llegado el embarque hacia Teruel, a la  Caja de Reclutas, calles de Teruel andadas con enormes y pesadas maletas, hasta que se encontraba una casa de hospedaje, en la que los quintos dormiamos en una habitación en una manta que cubría el suelo que a veces dormias en el mismo suelo sin manta .

Al día siguiente a la explanada de la Caja de Reclutas, donde voceaban Regimiento y quienes salían cada día, hasta que la suerte era la tuya, la comida era la plaza de toros,  ( como podemos ver en la fotografía superior ), si alguien escribió sangre en la arena, los quintos sobre la arena comiamos.

Destinados a tu regimiento, nuevo embarque, hasta que llegabas al cuartel, donde al entrar en él, dejabas de ser quinto, para convertirte en recluta del ejercito español, hasta el día que jurabas bandera, y pasabas a ser soldado del glorioso ejercito español.

Mi padre, mis hijos y yo, de la fiel INFANTERIA .


Autor :  Diego Lasala Gerique .

No hay comentarios: