sábado, 31 de diciembre de 2016

DOCE FORMAS MUY CURIOSAS DE CELEBRAR EL FIN DE AÑO EN EL MUNDO .



ROPA  INTERIOR  DE  COLORES  EN  ESPAÑA  Y  AMERICA  LATINA.

Mientras que en España está claro que la ropa interior tiene que ser roja, al otro lado del charco no hay unanimidad. En Argentina prefieren estrenar bragas rosas, en Colombia y Perú las prefieren amarillas (y además del revés en este último) y en México y otros países puedes escoger en función de lo que te interese: amarilla para tener dinero y suerte, roja para tener amor. En España también esta la tradicional toma de las uvas con las campanadas.

ROMPER  PLATOS  EN  DINAMARCA

Antiguamente –y todavía en algunas zonas– la vajilla se estampaba contra la puerta de los seres queridos, que quedaban encantados con la acción puesto que representa cariño y buenos presagios para el año siguiente.

LANZAR  ZAPATOS  DE  ESPALDA  EN  LA  REPUBLICA  CHECA.

Las mujeres solteras de la casa cogen uno de los zapatos de tacón, se colocan de espaldas a la puerta principal y lo lanzan por encima del hombro. Según si el tacón señala a la puerta o no esto será indicativo de que el próximo año la mujer pueda contraer matrimonio.

LA  PRIMERA  VISITA  DEL  AÑO  EN  EL  REINO  UNIDO.

Que Reino Unido es el país de la puntualidad nadie lo niega. Algunos incluso llegan a afirmar que los británicos llevan un reloj integrado en el estómago. Este tópico se podría extender también a sus tradiciones de fin de año, puesto que la prontitud es clave en la «first footing». Esta costumbre consiste en ser el primero en visitar a familiares o amigos después de que hayan dado las campanadas de las doce de la noche. La persona que llegue antes a la casa de la celebración será la portadora de la buena suerte durante el resto del año. Debe ir acompañado de algún tipo de regalo –la tradición popular destacaba entre ellos dinero, pan o carbón– para asegurar que la familia no tendrá carencia de estos productos.

VESTIRSE  DE  TOPOS  EN  FILIPINAS.

Los habitantes de Filipinas se visten de topos en nochevieja ya que la forma se asocia al dinero y la prosperidad. Todo vale: vestidos, camisas, faldas, zapatos, bolsos... pero lo ideal es que la prenda tenga al menos un bolsillo para poder meter monedas y hacerlas sonar cuando toquen las doce.

DE  LIMPIEZA  EN  PUERTO  RICO .

Llegada la medianoche, las familias puertorriqueñas tiran cubos de agua por la ventana para librarse de los problemas del año nuevo y limpiar las calles para recibir el año nuevo. Hay quien también se dedica a limpiar toda la casa. Solo un consejo: vigila si estás volviendo a casa y ya vas un poquito pedo, puedes empezar el año bien remojado.

En la noche de San Juan (en la foto) la tradición es caminar de espaldas hacia la playa y saltar hacia atrás en el agua a medianoche: brinda buena suerte y mantiene el mal alejado durante el año.

LA  VUELTA  A  LA  MANZANA  EN  COLOMBIA.

Una de las tradiciones de este país (que también comparten con Chile) es hacer la maleta el último día del año y cuando llega la medianoche cogerla y salir a dar una vuelta a la manzana. ¿Por qué? Para tener buenos viajes en el año nuevo.

Otra tradición navideña colombiana es la Noche de las Velitas, el 7 de diciembre. Velas y coloridos faroles iluminan los hogares colombianos en una jornada en la que también hay fuegos pirotécnicos en pueblos. La «noche de las velitas» antecede a la festividad de la Inmaculada Concepción y forma parte de las actividades navideñas.

MONSTRUOS  EN  EDIMBURGO .

Edimburgo no se conforma con una única fiesta. Esta ciudad escocesa ofrece una despedida única cada al año en la que las cales se llenan de gente asombrada por el espectáculo al que asisten sus ojos. «Hogmanay» es el nombre de esta celebración plagada de costumbres ancestrales de la que no se conoce la procedencia exacta. La palabra con la que se bautiza a esta fiesta también trae de cabeza a los expertos, que no han determinado con precisión si es de origen francés, celta o normando.

BESOS  A  MEDIA  NOCHE  EN  ESTADOS UNIDOS.

Esta es fácil: besarse durante el primer minuto del año nuevo para asegurarse que el amor no va a faltar en todo el año y la vida en pareja irá como una seda. Seguro que es la que cualquier país adoptaría como suya en un santiamén.

TOCAR  LAS  CAMPANAS  EN  JAPON.

En Japón también despiden el año con campanadas... pero no doce. La tradición –que recibe el nombre de «joya no kane»– obliga a que durante la transición de Nochevieja a Año Nuevo se toquen hasta 108 veces las campanas de los templos budistas nipones. Con cada tañido del metal se esfuma uno de los 108 pecados que el ser humano tiene por defecto en la mente, evitando así caer en la tentación de llevarlos a cabo. Entre estos pecados estaría la ira, la envidia o el deseo. Respecto a las costumbres gastronómicas, es muy típico comer «toshikoshi-soba» con la esperanza de que la fortuna de la familia se extienda tanto como este tipo de fideos largos.

DE  FIESTA  EN  UN  CEMENTERIO  EN  CHILE .

«Y los muertos aquí lo pasamos muy bien, entre flores de colores», cantaba Mecano. No sé yo si es la mejor forma de recibir el año nuevo, pero en Talca han decidido que sí. A las 23:00 en punto se abren las puertas del cementerio para que las familias reciban el año con sus difuntos. Pero nada de luces de colores y los últimos éxitos; no, solo música clásica y velas. Menuda fiesta...

LENTEJAS  EN  ITALIA.

De Italia es conocida la tradición de comer lentejas en fin de año, pero no es la única. Los niños italianos, en lugar de esperar a los Reyes Magos, aguardan la venida de la Befara, una anciana generosa que no pudo indicar a los Reyes de Oriente el camino hacia Belén, pero que llena de generosidad decidió seguirles. Aunque se decidió tarde, la Befara recorre los rincones buscando a los reyes y al Mesías dejando regalos a los niños del mundo.

No hay comentarios: